Mil puestos de trabajo vacantes en Cantabria se quedan al año sin cubrir por falta de formación adecuada, asegura Lorenzo Vidal de la Peña.

 

CEOE no quiere que sean los sindicatos y patronal quienes impartan formación para el empleo, quiere que lo hagan los centros de formación, lo que si exige es participar en las decisiones sobre qué formación se imparte a los trabajadores para que ésta sea coherente con las necesidades de contratación actuales y futuras de la empresa y que la totalidad del cerca de 1.000 millones que el Estado ha acumulado desde 2014 de empresas y trabajadores por cuotas para la formación se destinen efectivamente a ese fin porque ahora “no sabemos dónde están”.

Así lo ha explicado el Director de Formación de CEOE, Juan Carlos Tejeda en la presentación en Cantabria del Libro Blanco del Sistema de Formación en el Trabajo en el que ha participado también la Presidenta de la Comisión de Formación de CEOE-CEPYME Cantabria Montserrat Peña.

El director de Formación de CEOE España, Juan Carlos Tejeda presenta El Libro Blanco sobre el Sistema de Formación en el Trabajo que apuesta por la desaparición de las subvenciones como “instrumento perverso”

El Libro Blanco es un análisis del Departamento de Estudios de CEOE sobre cómo mejorar el sistema de Formación Profesional, de manera que se optimicen los recursos públicos y privados destinados a ello, se compatibilice la oferta de cualificaciones profesionales con las necesidades empresariales y se mejore la formación de los trabajadores ocupados para hacer frente a los retos presentes y futuros.

Lorenzo Vidal de la Peña, Presidente de CEOE-CEPYME ha señalado que “Cantabria cuenta a día de hoy con 38.791 personas desempleadas buscando trabajo, mientras se estima que entorno a mil puestos de trabajo en la Comunidad no se cubren por falta de profesionales con la formación requerida”.

Vidal de la Peña ha explicado que el Servicio de Información y Fomento del Empleo de CEOE-CEPYME Cantabria, la bolsa a la que las empresas recurren para buscar trabajadores y que cuenta con cerca de 30.000 candidatos inscritos como demandantes, detecta cada semana vacantes no cubiertas por falta de adecuada formación en áreas como las TIC´s pero también en otros ámbitos como hostelería.

Vidal de la Peña ha destacado que “en 2014, se estimaba que España tenía 73.000 puestos de trabajo sin cubrir por esta causa mientras que tres años después esta cifra ya rondaba los entre 80.000 y 100.000 puestos de trabajo sin cubrir”.

Para el Presidente de CEOE-CEPYME Cantabria, “las propuestas de cambio del sistema que recoge el Libro Blanco llegan en un escenario poco favorable al optimismo ni en España ni en Cantabria”. En España, ha explicado “porque el BOE publica hoy el Real Decreto que regula el Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral y que se ha aprobado sin contar con las empresas.” “No se nos ha dejado decir hacia donde creemos que irán las necesidades de contratación y qué perfiles vamos a necesitar y así se condena a muchos jóvenes al desempleo y a las empresas a la falta de competitividad”, ha explicado.

Para el Presidente de CEOE-CEPYME Cantabria, “el panorama tampoco es mejor en Cantabria donde en el primer trimestre del año, no se ha firmado ni un solo contrato de aprendizaje mientras en el mismo periodo se firmaron en España más de 12.000”. Vidal de la Peña ha recordado que “el pasado 13 de junio mantuvimos una reunión con los Consejeros de Educación y Economía para desbloquear esta situación que dificulta por razones burocráticas el acceso a un empleo a uno de los colectivos más castigados como es el de los jóvenes y allí se acordó que antes del final de junio se nos citaría para ofrecer una solución pero no ha ocurrido así”.

Por su parte, la Presidenta de la Comisión de Formación de CEOE-CEPYME, Cantabria, Montserrat Peña ha señalado que “me gustaría decir que es un sector bien entendido y atendido en Cantabria pero no es así pese a que se trata de un sector que por ejemplo en 2015 impartió a 7.050 alumnos formación para el empleo y que para ello formalizó más de 1.800 contratos a profesores y personal de apoyo”. Un año después, ha explicado “se habían perdido 17 centros, se formó a mil alumnos menos y se perdieron cerca de 300 empleos a causa de retrasos en los pagos de cursos ya impartidos”. En la actualidad, siete centros de Cantabria han presentado contenciosos por cantidades pendientes de pago por parte de la Administración que ascienden a cerca de 50.000 euros adeudados desde 2012 según ha explicado Peña.

La patronal exige que la totalidad del cerca de 1.000 millones que el Estado ha acumulado en dos años procedentes de empresas y trabajadores por cuotas para la formación, se destinen efectivamente a ese fin porque ahora “no sabemos dónde están”

Los Centros que imparten Formación para el Empleo en Cantabria reclaman a la Administración que considere un cambio de modelo y adapte fórmulas que ya se han puesto en marcha en otras comunidades autónomas y que retribuyen la formación de una forma más asimilable a la de cualquier otro contrato de servicios. “Como contribuyentes exigimos que se implanten las máximas garantías de trasparencia y control del dinero público destinado a formación y como empresas exigimos que se nos garantice que impartir esta formación que la sociedad necesita que impartamos, no supone una hipoteca para nuestros negocios y nuestras familias” ha señalado Montserrat Peña.

Juan Carlos Tejeda ha valorado muy negativamente que Gobierno haya aprobado el Real Decreto que regula la Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral sin el acuerdo de empresarios ni trabajadores representados por los Sindicatos y la CEOE. No se trata de que se apueste por el sistema anterior que ha explicado, ha llevado a que el 22% de las empresas que utilizaban sus créditos formativos ya no los utilicen.

El director de Formación de CEOE España ha apostado por la desaparición de las subvenciones como “instrumento perverso” y ha pedido que se sustituya por un sistema flexible dejando claro que CEOE no quiere que sindicatos y patronal impartan formación para el empleo si no que quiere que lo hagan los centros de formación pero participando en las decisiones sobre qué formación se imparte a los trabajadores para que ésta sea coherente con las necesidades de contratación actuales y futuras de la empresa.

Tejeda ha considerado dramático que transcurran dos años sin convocatoria de oferta estatal en un país que tiene ya de por sí “un serio problema de competitividad”.

Deja una Respuesta

Deja un comentario